SALES MIRAGALL

J’ai perdu la plume dans le jardin de ma tante, o De la fe en el arte para la perfección. Una expo de Blanca Navas

Todo empezó con un viaje en coche, a través del viento, una aventura. Luego fue una visita, una mudanza,
Muchos viajes sucedieron
hasta que finalmente nada le distrajo.

Entonces quedó el camino, sostenido por un objeto, flotando
ingrávido

amenazando con una sombra,
quizás para la reflexión, quizás para la confrontación.
Objeto trazado a ojo y a mano alzada
comprendido empíricamente
entendido intuitivamente
afectando el camino.
Camino en perspectiva euclidiana,
los dibujos de Blanca Navas integran la racionalización del espacio
y la elevación del objeto
creando un diálogo entre lo que es y lo que el ojo humano ve.
Mística vital.
Viaje sin horizonte
circular,
como un viajero del XIX, dando vueltas al objeto, indagando, siempre preguntando, volviendo sobre sÍ el paso.
Dualismo
necesario caminar con vocación de infinitud
que parece detenerse en el tiempo,
que se pospone
como un eterno moderno,
ni está por suceder ni acaba de ocurrir.

LO POR HACER, una expo de Blanca Navas

Cuenta el mito que Sísifo fue condenado a realizar una tarea inútil, absurda. Cada dia había de subir una enorme piedra hasta la cima de una montaña. Al llegar arriba, la piedra caía y Sísifo tenia que volver a subirla. Y así sucesiva, repetidamente.

La piedra que arrastra Blanca Navas no la vemos, pero la intuimos, es más, la sufrimos, la padecemos.
Surge ahora el interrogante ontológico, a propósito de la existencia.
¿ Cómo hacer para sobrevivir a ella ?

Blanca Navas cierra los ojos y empieza a dibujar de memoria. Intenta traer al presente sus pequeños e íntimos actos cotidianos, quiere llamar nuestra atención, nos indica hacia dónde mirar. Con la intención de interrumpir este disparatado e incesante devenir se enfrenta a él, al igual que Sísifo, con firmeza, con rebeldía.

Obstruyendo su irrefrenable paso mantiene la posición, defensiva. Y ahí reside la clave de su gesto: mantenerse.
Detenerse en la abstracción y no dejarse llevar le producen placer, bienestar. Y así, estos pequeños actos, casi imperceptibles devienen actos desafiantes, vigorosos, pura resistencia. Actos reparadores que, sin embargo, la devuelven recompuesta para de nuevo volver al bucle, al ciclo, a arrastrar la piedra para dejarla caer de nuevo.

COSSOS_VÍDEO DEL MINUT

LAS SOBRECARGAS EMOCIONALES

art sonora

https://vimeo.com/349706516

CURRICULUM 1

CV_SALES MIRAGALL

¡Hola, mundo!

Bienvenido a BLOGS UPV. Este es tu primer post. Editalo o bórralo y ¡Empieza a blogear!